11 agosto 2006

dormir poco, soñar demasiado

intento interpretar los sueños para darme cuenta si estoy tan despierto como me creo.
vuelco el subconsciente en una marea de imágenes, oníricos símbolos de mi vida, durante
unas horas, que a veces pasan volando, que a veces son toda una vida. últimamente duermo
poco. no es que tenga insomnio, porque cuando mi perfil es más largo que alto funciono como
una muñeca de porcelana, y cierro automáticamente los párpados, hundidos por la gravedad.
la verdad es que duermo bien, poco, pero bien. el dia me ajetrea en otros quehaceres más
importantes que dejarme llevar por el sueño. soñar está bien, pero es más divertido vivir.
¿de que me serviría si no, soñar con aquello que me falta, despertándome sólo una mañana,
para seguir soñando que lo encuentro? prefiero caerme de sueño pero vivir lo que me está
pasando como si fuera lo más importante, vivir cada cosa a su ritmo, disfrutar cada momento
a su manera, y para sueños los justos.

estos últimos días, decía, estoy durmiendo muy poco. a veces me despierto exaltado pensando
que me he dormido, el sol no ha alcanzado los tejados del patio interior, es pronto
todavía, vuelvo a la horizontal. otras veces, de cara al computador, se me van cerrando los
ojos y durante unos segundos, a medio camino entre esta esfera y la otra, divago...las
teclas siguen sonando, pero con un ritmo relentizado, las palabras se descuelgan y pierden
su significado, algo se altera en las formas y... ¡ya está!, la jota se desliza por el
tobogán del teclado para saludar al bloq mayúsculas, mientras los números juegan a
cambiarse la parte de arriba, todo se descontrola, y entonces... sale mi jefe del despacho
y caigo de bruces en la realidad, ¿me habrá visto?

dormir poco, dormir poco, domir poco. quién pudiera seguir este ritmo, pagar este precio
inaudito, quedarse traspuesto andando, ir cada dia con la cabeza en la luna, pensando que
las musarañas ya no se aburren en Babia. dormir poco, dormir poco, domir poco...

quién pudiera, a cambio de ese magnífico premio que son tus encantos alados; quién pudiera,
si verte los ojos cerrados fuera la recompensa; si besar tus labios abiertos fuera, como
fue, la energía para mantener de par en par mis ojos bendados; si al escuchar tus susurros
de alcoba, en cada suspiro hay un hilo, que tira levemente una por una de cada pestaña y
sostiene al acecho mis pupilas henchidas; quién pudiera si por contra, la sonrisa de tu
boca se antepone a los bostezos y la gracia de tu risa hace cosquillas a mi sueño; quién
pudiera, estar contigo de nuevo, hacer de tu cuerpo mi sábana, mi manta y mi almohada, para
no dormir nada; quien pudiera estaría loco si no cambiase de pronto, la absurdidad de un
trabajo sin ganas, por unas ganas locas de estar contigo en la cama; quién pudiera como tú,
a la vez dulce y malvada, cantar conmigo a la noche, dejános que somos ascuas; quién
pudiera

pipipipipipipipipipipipipippiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

despierto!!

7 Comments:

Blogger Wara dijo...

Muy bueno, si señor.... me encantó.

6:32 a. m.  
Blogger Lucia Gomez dijo...

El amor soñado y anhelado se convierte en una experiencia difícil de igualar en la vida real. Curioso cómo cuando estamos despiertos soñamos y luego mientras dormimos estos pensamientos siguen en nuestras mentes. Por eso pienso que el soñar es casi tan importante como el estar despierto. En ése estado aletargado abrimos puertas que cuando estamos conscientes nos empeñamos en cerrar, pero lo que hay detrás sigue existiendo y no se irá hasta que lo enfrentemos.

9:13 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

quisiera yo no tener que soñar y poder vivir de verdad lo que sueño porque los sueños son bonitos pero si se cumple lo soñado mejor. Esas puertas jamás cerrar, sólo quererlas abrir.

de tanto soñar que sueño un dia me despierto y no se hacia donde estoy yendo, dime, ¿porqué no hacemos esos sueños realidad?

10:28 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

El peor de los sueños es descubrir que eres más feliz en ellos que cuando vives la realidad.

11:34 a. m.  
Anonymous maria dijo...

soñar me hace libre, puedo ir a cualquier sitio en sueños, puedo soñar que estoy contigo...

algunos sueños me atan, tanto que a veces llegan a obsesionarme...

soñar...

dormida o despierta, que mas da!

9:07 p. m.  
Blogger alon dijo...

soñar...soñar despiert*...despertar...hacer realidad los sueños...

el subconsciente es el diván donde aireamos los sueños que no se hacen realidad mientras estamos despiert*s; no obstante, no por mucho soñar amanece más temprano. TU VIDA TU VIDA TU VIDA TU VIDA

3:21 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Yo creo que sos balita y te la comes con acelga. Muchas gracias se lo dedique a la tia olga de la esquinita. (L)

5:42 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home